The Mission n° 27

Continuando con las revistas de pesca con mosca gratuitas, ahora traemos la sudafricana The Mission, con su número 27.

En esta nueva entrega podrán leer acerca de la pesca del famoso calico bass (Cabrilla sargacera), entrevista a Luke Van Der Heever, pesca con mosca de bacalao del un float tube en la parte occidental de Ciudad del Cabo (sí, allí hay tiburones blancos), pesca en el Río Tongariro de Nueva Zelanda, pesca con mosca salt water en Australia, el trabajo de la fotografa Jess McGlothin y mucho más.

Puede acceder a la revista haciendo click aquí.

N° 39 de la Revista Southern Culture on the Fly

Como siempre, es bueno poder acceder a material gratuito de pesca con mosca, en esta oportunidad, el nuevo número de la Revista “Southern Culture on the Fly”, con su humor ácido, ochentoso y psicodélico, haciendo hincapié en la pesca con mosca de especies más allá de las truchas.

Para poder leer este número, hacer click aquí.

Una caña para gobernarlas a todas

Con este título, en clara referencia al anillo único (de la saga de “El Señor de los Anillos” de J.R.R. Tolkien) y al que en mi opinión debería haberse escrito entre signos de interrogación, comenzamos con esta serie de traducciones de artículos técnicos de pesca con mosca.

En el presente, elegí un trabajo de Todd Tanner, reconocido escritor de temas relativos a la pesca con mosca, director de School of Trout y colaborador del Blog Midcurrent de donde se extrajo el presente contenido.

Si desean leer el original, lo pueden hacer aquí.

Espero les gusté y en la brevedad seguiré subiendo artículos traducidos.

La mayoría de los pescadores con mosca con amplia experiencia dirán que el equipo no es tan importante. Que uno no necesita de la mejor caña de mosca del mundo para pescar truchas, ni tampoco de un reel genial, o los waders más nuevos, o de una línea última generación para tener éxito en la pesca. Que las habilidades como pescador y caster son mucho más importantes que la marca o del modelo de la caña.

Sin embargo, al mismo tiempo, la mayoría de nosotros siempre tenemos al menos un poco de “curiosidad por las cañas de mosca”. Dirijo una pequeña escuela de pesca con mosca durante un par de semanas al año y no puedo evitar preguntarme qué caña prefieren los instructores de la School of Trout -dicho sea de paso, algunos de los mejores pescadores del mundo-. Así que les pregunté si estarían dispuestos a compartir cuál es su caña de mosca favorita para pescar truchas. Esto es lo que me dijeron:

Craig Mathews, pescador de renombre internacional, autor, diseñador de moscas y fundador de Blue Ribbon Flies en West Yellowstone, Montana: “Pesco gran parte del año con una caña Tom Morgan Rodsmiths de 8 pies 6 pulgadas en número 5 de grafito. Es la caña más eficiente para castear y, como me gusta pescar moscas secas la mayor parte del tiempo, la acción lenta de esta protege los finos tippets que utilizo”.

Kirk Deeter, autor, gurú de la pesca con mosca y editor de la revista TROUT: “La nueva caña de Scott, la Centric de 9 pies en número 5″.

Tom Rosenbauer, autor, experto en pesca con caña y quizás el pescador con mosca más respetado del universo: “una caña de 9 pies en número 4”.

Jeff Currier, experto en pesca con mosca, autor y artista reconocido internacionalmente: “La pesca técnica con pequeñas moscas secas es mi pesca favorita y, sin duda, me gustan las cañas número 4 de 9 pies. Pero no siempre se puede pescar con pequeñas moscas secas. Algunos días necesito pescar con ninfas o streamers y una caña número 4 resulta ser demasiado liviana para ese tipo de pesca. Por lo tanto, para mí, la mejor caña para la pesca de truchas es la Winston Pure de 9 pies en número 5″.

Hilary Hutcheson, dueña del Fly Shop Lary’s Fly & Supply, embajadora de la pesca con mosca, guía y presentadora de muchos años de Trout TV: “la Orvis H3F de 9 pies en número 5”.

Tim Romano, fotógrafo profesional, rock star de la pesca y editor en jefe de la revista Angling Trade: “¿Mi favorita? No es nada barata, pero vale la pena cada centavo. La Scott Radian de 9 pies en número 5, es probablemente mi caña favorita para pescar truchas. Es mágica.”

Pat McCabe, pescador y caster experto, guía retirado, instructor de pesca con mosca: “Mi caña favorita para pescar truchas es una Winston de 3 tramos de 9 pies en número 5 grafito IM6. Es una caña vieja que fue comercializada a finales de los años 80 o principios de los 90. La describiría como una caña de acción moderada con un taper relativamente progresivo que se carga desde la mano. Es una caña versátil, lo suficientemente delicada como para castear pequeñas moscas secas con tippet fino (mi estilo favorito de pesca) y lo suficientemente potente como para castear un streamer o una ninfa pesada cuando es necesario. La acción moderada me permite abrir el loop si tengo que pescar con indicador y mosca lastrada. Tanto la puntera sensible y como la parte media son excelentes para hacer mends en el agua sin mover o hacer dragar la mosca. Elegiría esta misma caña en número 4 para pescar con moscas secas, pero siempre mi opción es la número 5 atento a que es una caña que lo hace todo”.

Bob White, miembro del Salón de la Fama de la Pesca de Agua Dulce, artista, autor y nominado al “Guía del año” de la revista Fly, Rod & Reel: “El desarrollo de las cañas de mosca ha sido muy significativo en las últimas dos décadas. Si bien son difíciles de castear, algunas de las viejas cañas de grafito de dos tramos siguen siendo mis favoritas. Cuando estoy yendo hacia el río tengo siempre en la parte trasera de la camioneta una Scott de 2 tramos de 10 pies y en número 4 o una vieja Orvis Western Series de 9 pies y en número 5″.

Steve “Mac” McFarland, guía de pesca con mosca de gran trayectoria e instructor profesional: “Una Scott 3 tramos de 8 pies 8 pulgadas en número 4 o una número 6 serie G. Dependiendo del río y de lo quiero pescar, es decir: ninfas lastradas, streamers, cast cortos o más largos, moscas secas, río grande o río pequeño, ¿va a correr viento?”

John Juracek, gurú de la pesca, instructor de casteo, autor y diseñador de moscas: “Para mí, una caña de mosca es ante todo una herramienta (lo que no necesariamente signifique que no sea hermosa y estéticamente agradable). Como herramienta, solo pido que la caña cumpla con las exigencias del tipo de pesca que estoy haciendo en ese momento. Y dado que los diferentes tipos de pesca requieren diferentes cañas, simplemente no puedo elegir una “favorita”. ¿Qué tal dos? La primera una Leonard Golden Shadow de mediados de la década de 1970, de 9 pies en número 6. La principal cualidad de esta caña de grafito, unas de las primeras, y típica de esas cañas de esa época, es que la acción muy suave de la caña se extiende hasta el butt, lo que la convierte en una caña de fácil casteo que se comunica bien con la mano y el brazo. Generalmente la casteo con una línea número 5, pero en condiciones de viento y/o cuando estoy pescando moscas grandes, elijo castearla con una línea número 6. Mi segunda elección es una caña de Montana Brothers de 9 pies en número 4 (Montana Brothers es una nueva compañía formada por antiguos colegas del fly shop; ingresando al mercado este año). Esta caña en número 4 es una herramienta excelente para la pesca delicada con moscas secas y ninfas, pesca que practico la mayor parte de mi tiempo. A modo de anécdota, he colaborado en el diseño de esta misma caña”.

Y ahí lo tienen. Aprendimos sobre cañas Scotts, Winston y un par de cañas Orvis. También Tom Morgan Rodsmiths y una Leonard Golden Shadow, e incluso una nueva caña de Montana Brothers.

La mayoría de los instructores de School of Trout eligieron cañas en número 5, como también eligieron cañas de 9 pies de largo. Ah, y aunque Tom Rosenbauer no especificó marca ni modelo, creo que probablemente coincidiría con la elección de Hilary Hutcheson de una Orvis H3F.

Lo que nos lleva a la pregunta del día. ¿Deberías salir corriendo y comprar alguna de estas cañas sin probarlas? No, no deberías. Mi consejo, sea lo que sea, es que cuando estés buscando una nueva caña de mosca para pescar trucha, tomate el tiempo para decidir exactamente lo que queres hacer con esa caña. Preguntate qué moscas vas a castear, qué técnicas vas a practicar y qué lugares vas a pescar. Luego, hace una lista de posibles opciones y en lo posible trata de probarlas todas antes de tomar la decisión final. Nunca compres una caña porque a otra persona le gusta, o porque la tiene, o porque te dicen que la necesitas.

Ah, y una última recomendación. Si alguna vez tenes la suerte de encontrar una caña de mosca que te gusta mucho, y ​​si podes permitírtelo, compra dos. O incluso tres. Muchas de mis cañas favoritas, como el caso de las 3 tramos de Winston de 9 pies en número 5 IM6 que mencionó Pat McCabe, fueron descontinuadas hace años, y simplemente no hay forma de reemplazar una caña que se rompe o que falla después de que el fabricante deja de fabricarla.

Didymosphenia Geminata en Valle de Uco

Ha llegado a nuestros oídos una noticia bastante preocupante al respecto del Arroyo Grande de la Quebrada y Arroyo Pircas en el Valle de Uco. Al parecer han detectado la presencia del alga Didymosphenia Geminata o comúnmente conocida como “moco de las rocas”.

Pero, primero aclaremos algunas ideas ¿Qué es este “moco de las rocas”?

Es una diatomeabentónica (alga unicelular) de agua dulce propia de ecosistemas acuáticos de aguas frías, muy oxigenadas y de baja conductividad, originaria de los ríos del Hemisferio Norte. Sin embargo, en las últimas décadas se ha expandido rápidamente a otros países e incluso al Hemisferio Sur (siendo detectada en Nueva Zelanda en el año 2004, y en Chile como en la Argentina en el año 2010).

Sus floraciones algales se presentan como un tapiz de marrón a beige con aspecto lanudo que invade el fondo principalmente de ríos, aunque también lagos, sosteniendo que puede ocasionar graves daños ecológicos y económicos. Se dice que altera los ecosistemas acuáticos perjudicando a peces y macroinvertebrados y con ello a todo el ecosistema.

¿Qué consecuencias directa puede acarrear?

El moco de roca, llamado así por su consistencia y porque siempre lo encontramos adherido a rocas en cursos de agua, provoca un enturbiamiento de los ríos habitualmente cristalinos. Se cree que la presencia de estas “microalgas” termina dañando la calidad del agua y, por consecuencia, la calidad de los espermatozoides que los peces eyaculan al río durante su fase de reproducción, alterando toda la cadena trófica. 

Es capaz de producir densas floraciones algales que cubren hasta el 100% del fondo, con un espesor a veces superior a 20 cm.  Sus colonias entrampan sedimentos, alteran el flujo sobre el sustrato, y provoca severas alteraciones físico-químicas y biológicas. Además de restringe el uso del hábitat a las demás especies de algas y de organismos bentónicos, provocando fuertes declinaciones de la fauna y de la flora, en particular, de las poblaciones de invertebrados y como consecuencia de todo ello, la desaparición de los peces. En muchos de los nuevos sitios que invade, el aumento en el aporte de nutrientes proveniente de las actividades humanas es responsable de las floraciones.

¿Sólo tiene consecuencias a nivel Ecosistema? 

No, atento a que presenta una apariencia muy desagradable, esto es especialmente impactante en el contexto paisajístico de las aguas de cordillera, donde el agua pierde su estética natural y toma un feo aspecto similar al de la salida de una cloaca.

Por ello un sector muy afectado es el del turismo contemplativo, y el de las actividades recreativas que se desarrollan sobre ríos y lagos y que son dependientes de la calidad de las cuencas, tales como la pesca con mosca, la que también se vería afectada por la supuesta disminución de peces.

¿Tiene alguna consecuencia en la salud humana? ¿Pueden los seres humanos que entren en contacto con esta alga morir?

No, para nada tiene consecuencias en nuestra salud y mucho menos podemos morir si tomamos contacto con la misma.

A no asustarse.

¿Cómo llego a los arroyos del Valle de Uco?

No creo que sea muy difícil de adivinar, pero es muy probable que haya sido consecuencia de la ligereza o imprudencia de algún pescador que haya visitado algún ambiente contaminado en la Patagonia.

La culpa es nuestra…

¿Qué ha hecho el Gobierno Provincial al respecto?

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial dictó una resolución, como medida preventiva de protección, para establecer de manera inmediata la veda de pesca deportiva en los arroyos Grande de la Quebrada y Las Pircas, por noventa (90) días, es decir en el área del Manzano Histórico.

Especialistas de la Dirección de Recursos Naturales Renovables afirmaron que la presencia del alga didymo aún es muy escasa, en la actualidad existe un primer y único registro en el Arroyo Grande de la Quebrada y en el Arroyo Las Pircas del departamento de Tunuyán.

Pero como esta alga es considerada como de muy fácil propagación, la Provincia –en adhesión a la Estrategia Nacional sobre Especies Exóticas Invasoras (ENEEI)– vio oportuno iniciar prontas acciones sobre los posibles vectores de difusión, acompañadas de campañas de concientización con estrega de instructivos especiales para actividades de contacto con el agua como la pesca y los deportes náuticos.

Asimismo, la resolución determinó, dada la cercanía de la presencia del alga invasora con la reserva Laguna de Diamante, la obligatoriedad de desinfectar los equipos e indumentarias de los pescadores que ingresen a esta área natural protegida. Siguiendo un protocolo nacional, se instalará en la Laguna del Diamante un llamado Punto de Autodesinfección, dado que es un lugar estratégico de acceso a una importante cuenca hídrica de Mendoza.

Soy pescador, he visitado recientemente alguno de los ambientes considerados afectados ¿Qué debo hacer al respecto? 

La campaña provincial para practicantes de deportes de agua y pescadores recomienda tener la precaución de limpiar correctamente todos los equipos y vestimentas que pudieran haber arrastrado alga, antes y después de ingresar a un cuerpo de agua:

–Remover restos de barro, arena, plantar y algas de la ropa, calzado, embarcaciones y equipos de pesca.

–Lavar en su domicilio previo o posterior a realizar la actividad en solución salina al 5%, durante dos minutos. O lavar con detergente o sumergir en lavandina al 2% o en agua a 60ºC durante al menos 1 minuto todo lo que haya estado en contacto con el agua.

Un amigo sumerge su wader y botas de vadeo en la pileta de su casa, que con el cloro que tiene es suficiente para matar la didymosphenia geminata.

–Secar al aire y al sol calzado, ropa y equipo durante 48 horas, período en el que el alga, sin nada de humedad, muere.

DIDYMO-flyer-FINAL_cs6-completo-05-05

 

La mesa de atado – 021 – Ninfa de Plecóptero (variante de kaufmann´s stone)

Mosca conocida por muchos de nosotros y una de las primeras atadas, pero poco utilizada… La kaufmann´s stone es un ninfa clásica, muy fácil de atar, desarrollada por el pescador del Estado de Oregón, Estados Unidos, Randall Kaufmann, siendo junto con la Ninfa  Montana las imitaciones más conocidas de las ninfas de plecópteras que habitan nuestras cajas de moscas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En esta oportunidad, les traigo una variante de la receta original, la que me dio mucho resultado en el último viaje al Valle Hermoso, donde curiosamente a pesar de no ver ninguna ninfa ni adulto de plecópteros, lo mismo rindió la mosca.

La variante que hoy les presento se encuentra atada principalmente con dubbing sintético mezclado con dubbing de liebre, dando así un toque más acorde al color que generalmente tienen las ninfas de stonefly todo el tiempo, colores negro, marrón y dorado son menos comunes.

Primero: colocamos el anzuelo en la morsa, en ese caso un anzuelo #8 de ninfa con bead head de tungsteno de 3.8 mm, lo colocamos y lo dejamos en la curva del anzuelo, esto a efectos de atar primero las antenas, luego hacemos un nudo final y cortamos el hilo y llevamos para adelante el bead head.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Segundo: ponemos un poco más de lastre, en este caso hilo de plomo de 0.25 y volvemos a atar el hilo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tercero: llevamos el hilo hasta donde empieza la curva del anzuelo y con un poco de dubbing hacemos una “pelotita” a efectos de que nos ayude a separar los goose biots que harán de cola.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuarto: atamos un poco de vinyl rib marrón de UTC, tamaño nymph y  preparamos el dubbing SLF squirrel de hare´s ear.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Quinto: hacemos el abdomen y llevamos el vinyl rib hacia adelante formando la segmentación, este último material presenta dos lados, uno liso y el otro convexo, el lado convexo debe siempre quedar para afuera..

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sexto: para el wing case utilizaremos un material sintético llamado “Thin skin”, hace tiempo no lo veo en los fly shops, por lo que acá podemos seguir con la receta original y utilizar pluma de pavo laqueada. Deberemos cortar finas tiras y darles formas de “V”, tres por lo menos.

Séptimo: ahora debemos hacer el wing case, por tres en la mosca, luego de colocar las tiras de thin skin en forma de “V” sobre saliendo un poco, luego cortamos el excedente y cubrimos con dubbing. Podemos colocar las patas, lo que no es necesario, pero si decidimos hacerlo, debemos recordar que son tres pares de patas. En mi caso coloqué sólo dos. Si decidimos no usar las patas de goma, podemos despeinar el dubbing con un cepillo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Octavo: por último hacemos un fino collar de dubbing, colocamos un poco de cemento liquido al hilo y hacemos el nudo final.

Espero que les haya gustado y que la aten.

No se olviden de aplastar la rebaba.

Río Tordillo – Valle Hermoso

El pasado fin de semana visitamos el Valle Hermoso, y pescamos el Río Tordillo, fue una jornada rendidora y marcada por el calor, incluso en aquellas latitudes y altitudes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Comenzamos muy temprano el viernes por la mañana, y muy a pesar nuestro, no fuimos los únicos en el río ese día, llegamos a contar hasta casi 15 pescadores más, entre mosqueros y otras técnicas.

Por ello fuimos siempre aguas arriba, a efectos de evitar pescar cerca de otras personas, pero no tuvimos suerte ya que cerca del Arroyo El Burro nos cruzamos con 5 pescadores más… ¡Mucha gente para mi gusto!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los días fueron soleados y calurosos, las noches agradables y con un poco de viento, parecía mentira que estábamos pescando el Valle Hermoso, cuando unos días atrás había caído una inesperada nevada que invitó a los visitantes del Valle a retirarse lo más rápido posible.

El río amanecía alto en su nivel y de color plomizo, para ir bajando el caudal y aclarando casi siendo visible el fondo para el final de la tarde, incluso la temperatura variaba de muy fría a solo un poco fría para la tarde.

Es llamativa la población de macroinvertebrados, donde las ninfas de efemerópteras son sumamente abundantes al punto que cada vez que dábamos vuelta una piedra, comenzaba una carrera de ninfas de mayflies. También distinguimos, en menor medida ninfas de tricópteros tanto en su versión de libre como con “casita”. Lo que nos llamó la atención, por lo menos a quien escribe, era la ausencia casi absoluta de plecópteros… Imagine que sería junto a los efemerópteros los insectos reinantes.

La pesca no fue de las mejores, mucha trucha chica y para sorpresa de nosotros, muchas truchas marrones, cuando siempre en el Río Tordillo la trucha que reinaba era la arco iris, incluso en este viaje de pesca las de mayor porte fueron truchas marrones.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las técnica de pesca que más utilizamos fue la pesca con ninfa al hilo, o técnica europea, donde se emplean cañas de 10 pies o más y ninfas con gran peso que vayan derivando por el fondo del río, ya escribiré un poco más al respecto…

Creo que visitaremos próximamente el Valle Hermoso o tal vez la Matancilla.

Carpas con mosca

Sí, efectivamente leyeron bien, carpas con mosca. No les voy a mentir, por mucho tiempo tuve una idea (preconcebida y sin ningún sustento fáctico) de que las carpas eran un bicho sucio, estúpido que se acercaba a comer pan que le tirábamos cuando íbamos de paseo al Parque Gral. San Martín y estás pululaban en el lago, también como un bicho malo que llego y que destruye los ámbitos de pescan, que no merecía la pena detenerse ni un segundo a pensar en ellas, etc, etc, etc…

En muchos de estos conceptos, estaba completamente equivocado en otros no tanto, pero no voy a ponerme a enumerar a cada uno de ellos, no obstante lo que realmente interesa en este caso es que no son bichos estúpidos, sino que todo lo contrario, en estado salvaje son un pez muy difícil de pescar, donde es necesario emplear distintos tipos de cast, donde el sigilo y la observación son fundamentales, y que dan una batalla fenomenal.

Pero para poder pescarlas, un pescador que nunca lo ha hecho debe confiar en los que saben, por ello contrate los servicios del guía de la Provincia de San Luis, Sebastián Pagano, y en verdad fue un acierto de mi parte ya que Sebastián ha estado detrás de las carpas por más de 10 años, incluso se puede conocer mucho en la nota que escribió para la página Creek Life Fly Fishing y que recomiendo que lea todo aquel que quiera intentar pescarlas.

Los consejos brindados por Sebastián antes de viajar a San Luis fueron de fundamental importancia, como por ejemplo el de usar siempre lentes polarizados, sin ellos se hubiesen hecho imposible visualizar a las carpas; también el de las mosca a usar en colores oscuros y con poco material; la forma de presentarle la mosca a las carpas como se puede ver en el gráfico que adjunto; y lo más importante de todo, saber identificar al pez que puede llegar a tomar nuestra mosca (en este aspecto hay un mundo por escribir).

IMG-20181216-WA0030.jpg

Respecto al día de pesca, visitamos un curso de agua dentro de la cuenca del Río Quinto, tuvimos un día con poco viento (fundamental ya que la pesca es exclusiva a pez visto), con mucho sol y calor, lo que es también es óptimo a los fines de pescar carpas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sebastián me había recomendado un equipo determinado, pero no cumplí con sus sugerencias y lleve una caña que había comprado hacía un tiempo para pescas de aguas cálidas, que si bien no se ajustaba al equipo #4 de 9 pies y acción rápida como él lo recomendó; no obstante ello logré capturar unas carpas pero efectivamente pesqué el tiempo en que emplee esa caña en forma incomoda… Luego usé la LTS Ephemera #4 de 9 pies que llevaba por las dudas Sebastián, que resultó a mi criterio una excelente caña, muy fácil y cómoda de castear y al mismo tiempo brinda una gran precisión (muy necesario en está pesca… bah… en todo tipo de pesca).

Me costó mucho sacarme el chip de las truchas, aún así creo que jamás lo pude hacer… Los humanos somos animales de costumbres, y eso me jugó en contra. Por momentos me sentía muy frustrado, lo que me hubiese hecho volver al auto, pero por suerte iba con un guía muy profesional que me supo orientar y volver a ponerme en curso. Confieso que uno de los errores más grande que tenía era que pescaba la estructura del río y en la pesca de carpas, uno debe pescar el pez… Por ello, casteos determinados como el tuck cast o los ganchos son de fundamental importancia a la hora de tener éxito.

Ph:@sebastianpaganog

Después de ese día, o mejor dicho camino de vuelta a Mendoza iba viendo carpas en todas partes, ja, ja, ja, las veía moverse en los pozos, jugar en la corriente, tomar en superficie, veía carpas en tailing, las veía aún con los ojos cerrados… Es una pesca intensa, muy divertida y sinceramente para mí no quedó allí ya que ahora estoy en campaña de equiparme como me recomendó Sebastián para pescarlas en marzo, como también mejorando mis casts.

Arroyo Perdido de la Cordillera

Esta pesca tuvo lugar a principios de diciembre del año 2018, pero por razones personales recién ahora puedo subir la presente entrada al Blog.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Asimismo por razones que no comparto pero respeto, me pidieron que no diera indicaciones ni el nombre del arroyo, a los efectos de mantenerlo lo más prístino posible. A mi juzgar, muchas veces un lugar por más secreto que se mantenga no garantiza que así será preservado ya que suele pasar que algunos privados (como puede ser una empresa minera) podría con su actividad traer aparejado la destrucción del arroyo y nosotros jamás nos enteraríamos.

Nos habían hablado de este lugar unos andinistas amigos, nos brindaron indicaciones y el contacto de la persona con la que debíamos conversar para poder ingresar al campo donde se haya el arroyo.

Luego de obtener el permiso, caminamos por casi 45 minutos por un terreno dentro de todo bastante agradable, hemos caminado por lugares peores…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una vez a orillas del arroyo, comenzamos con nuestro ritual, dar vueltas rocas para determinar que tipo de macroinvertebrados habitan dicho ecosistema y así elegir mejor nuestras moscas.

El arroyo en si mismo era muy angosto, con poca corriente de agua, pozos bien marcados, y pequeñas correderas de poca profundidad. Comenzamos pescando con ninfas lastradas y en tensión, pero no tuvimos éxito, por lo que cambiamos a indicadores de pique y moscas sin lastre y allí nuestra suerte cambio teniendo piques y capturas.

 

La mosca que más rindió fue, como siempre pasa en estos tipos de ambientes, la massarta en # 14 y #16 (cuya receta subida a este blog tengo muchas ganas de modificar), sin nada de lastre, se la pesco es suspensión.

Los piques fueron muy suaves, casi imperceptibles, por eso el indicador de pique fue de gran ayuda. Las cañas utilizadas fueron una Redington Classic Trout #3 de 8´6″ y una TFO Porfessional II #3 de 8´6″, con líneas de flote que jamás salieron del reel -por eso ni hacemos mención-. Los leaderes que empleamos fueron de 9 pies y un pie más en 5x.

Las truchas que pueblan este tipo de arroyos de la cordillera se caracteriza por ser casi siempre de truchas fontinalis (me lee Pablo Saracco y me da una ñapi…) y de escaso porte, pero en este caso en particular no fue así porque tuvimos una gran trucha que se nos escapó… Imagino que habrá estado cerca del kilogramo, que es mucho para este tipo de cursos de agua.

IMG-20181208-WA0017.jpg

Hermoso arroyo que ojalá podamos volver a pescar, pero deberemos ser invitados nuevamente.

Probando zapatillas Merrell All Out Blaze Aero Sport

Tuve la suerte de usar en el último tiempo (durante todo el año 2018), cada vez que salía a pescar y que tenía la oportunidad de usarlas, las zapatillas de trekking de Merrell, modelo All Out Blaze Aero Sport. Aquí mi impresión y mis criticas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Pero primero que nada, la pregunta que da origen a todo ¿Cómo llegue a este modelo especifico de calzado? Bueno, mi idea inicial era encontrar una zapatilla de trekking que sea liviana, robusta y perfectamente sumergible, necesitaba un calzado para recorrer grandes distancias en la cordillera para luego pasar al agua (estando sumergidas bastante tiempo) y volver a recorrer de nuevo grandes distancias.

Para ello tuve en mente, por ejemplo, las veces que fui hasta las lagunas del Arroyo Picheuta o cuando pesque el Arroyo Blanco de Polvaredas, y muchos otros arroyos de nuestra provincia cuando los he visitado en Primavera o a fines del Verano casi pisando el Otoño, incluso en algunas oportunidades llegando a recorrer hasta 6 kilómetros.

Luego de revisar las distintas opciones existentes en el mercado local, y también de leer comentarios de usuarios, concluí que la mejor elección sería por la zapatilla Merrell All Out Blaze Aero Sport, que por suerte es ofrecida en varios locales de la ciudad de Mendoza, e imagino que en otros a lo largo de la Provincia.

Primero vamos a lo más simple, lo estético. Esta zapatilla viene en varios colores, según lo anunciado en internet, pero yo solo pude ver dos variantes en el mercado la de color negra y amarilla por un lado y por el otro la de color verde oliva y marrón. Las terminaciones son excelentes y muy sobrias, no son zapatillas como se dice “facheras” como para usarlas en forma cotidiana, sino que de lejos se nota que tienen un propósito determinado.

Este calzado tiene una característica que lo hace distinto a cualquier otra zapatilla de trekking, y es que está diseñado específicamente para ser sumergido en el agua, no evita que nuestros pies se mojen, sino que todo lo contrario, se mojan mucho.

Por ello posee en a los costados y sobre los dedos una red (o malla con ventilación como lo promociona la empresa en su página web) que permite el ingreso y el egreso del agua, no así piedras y otras basuras que pueden incomodar al caminar, lo que no pasa con un par de sandalias; asimismo también tienen una buena protección de los dedos.

La suela marca VIVRAM nos proporciona mucha seguridad a la hora de caminar por terrenos difíciles, siendo muy confiable y en mi opinión personal bastante duradera ya que otros calzados de similares características no han soportado ni la mitad del abuso con el que he tratado a estás zapatillas.

Son un calzado muy liviano, y que cumple con la idea con la que fueron adquiridos, es decir que me permitan recorrer grandes distancias en terrenos duros y al mismo tiempo vadear arroyos cuando estoy pescando y secarse bastante rápido sin retener agua en su interior.

No obstante ello, también corresponde remarcar lo que no me gusto de estas zapatillas, por un lado los cordones con los que son presentadas son muy “blandos” cuando se encuentran mojados, lo que ocasiona que constantemente se estén desatando pero por suerte esto se soluciona fácilmente con un cambio de cordones; por otro lado si bien la suela VIVRAM nos da mucha tracción cuando caminamos por suelo seco, no pasa lo mismo cuando están mojadas, en algunos momentos cuando me paraba sobre piedras sumergidas en el agua, perdía tracción y resbalaba… lo que no sucede generalmente con una bota de vadeo; por último, y lo más negativo es que no posee protección en los talones, lo que resulta en golpes muy duros cuando no somos precavidos al momento de vadear metemos el pie entre dos piedras.