Mi primer caña de bambú… 

Recibí, por medio de un pariente una vieja caña de bambú, la cual como se puede apreciar en las fotos, no se encuentra en el mejor de los estados… Incluso se podría sostener que, más allá de lo vieja que es, fue bastante usada, lo que me dio mucha alegría porque ha sido una caña de mosca que cumplió su función.

Nunca antes he sido propietario, y mucho menos usuario, de una caña de bambú, así que mis conocimientos al respecto son limitados a lo que se encuentra en Internet y a lo que me han comentado amigos pescadores.

La caña en sí ha sido un gran misterio, ya que así como se ve en las fotos me fue entregada en mano, no hay ninguna referencia de marca, año de fabricación, lugar de construcción y mucho menos tipo de acción.

Luego de un primer vistazo, pude determinar lo siguiente: largo total 9 pies, divida en tres secciones, el tip de encuentra algo torcido, falta un pasahilo en el segundo tramo, porta reel de plástico, mango de corcho muy usado de tipo hammer style por lo que me da la idea de que puede ser una #7 ó #8, la puntera esta suelta (despegada) al igual que los enchufes de metal, uno de los pasahilos ha sido “reparado” en forma precaria, el primer pasahilo ha perdido su recubrimiento, falta sticker de la marca, solo se puede visualizar el número A-1362 B 9″; pero a pesar de este estado, el que puede asustar a un fanático de la historia, lo más sorprendente es que la madera se encuentra en muy buenas condiciones, solo unos piques por “moscasos”, el barniz se ve viejo pero no está saltado por lo que puedo asegurar que la humedad no la ha afectado.

Con todo esto, es decir lo que pude obtener con mi observación, me volqué en internet, en particular a los foros especializados, en búsqueda de más información que me sea útil a la hora de reparar y reacondicionar está caña, si llego a animarme a encarar esa idea.

Por lo que pude averiguar, se trataría de una caña de la marca Shakespeare, modelo Spring Brook (introducida en 1932), la que obra en mi poder fue fabricada a principios de la década de los años 50 (teniendo en cuenta que a partir del año 1952 Shakespeare dejó de fabricar cañas de bambú para volcarse a la fibra de vidrio, con su modelo más emblemático la Wonderod de color blanco, pero eso será para otro post), al perecer fabricada o por la empresa South Bend o por Montagne (hay una gran discrepancia ya que no existen registros fehacientes en los que los historiadores puedan ampararse, solo comentarios de viejos empleados de la fábrica y anécdotas de abuelos pescadores), fue la caña de bambú más baja de la línea de la empresa, es una #7 y era el modelo para la pesca del “Bass” por eso en su número de modelo hay una B mayúscula, hecha en los Estados Unidos, el primer pasahilo tenía un anillo de agatina, de acción pesada, la seda con la que eran atados los pasahilos era multicolor, lo que todavía se puede apreciar, y tiene la particularidad que no se encuentran muchas en buen estado de conservación en el mercado ya que fue una caña muy usada y típica de pescadores pobres “blue collar” por lo que combinaría muy bien con un reel Pflueger Medalist 1495 de esos años.

Ahora entra en juego el tema que me compete a mi ¿repararla para poder usarla como una caña más o dejarla en su condición como elemento decorativo? ¿Ustedes en mi lugar que harían?

Anuncios

Primer pesca del año en el Río Mendoza

Después de unas semanas de mucha inestabilidad, el clima mejoró y pudimos ir, por primera vez en este año, al Río Mendoza aguas arriba del Dique de Potrerillos.

Aún así, existían varios pronósticos desfavorable, que habíamos estado escuchado durante la semana -los que incluían viento zonda, nevadas como también, otra vez, lluvias-, pero fuimos lo mismo a pescar.

Por suerte tuvimos una jornada marcada por el sol y temperaturas cálidas que nos acompañaron desde las primeras horas de luz hasta que nos fuimos del río, por suerte encontramos un pequeño cobertizo (abandonado) que sirvió para proteger las bombas de agua que abastecían al destacamento de Gendarmería en el puesto de “Los Árboles”, donde descansamos a la sombra las horas de mayor calor. Y más aún, lo que fue una bendición, fue la ausencia total del tan temido viento zonda.

En esta oportunidad llevamos dos equipos distintos, una caña TFO Professional Serie II en #3 de 8 pies y 6 pulgadas con línea Trout LT de RIO acorde a esa caña, con la que se pescó siempre con ninfas e indicador de pique (se viene una nota acerca del indicador de pique… ¡Estén atentos!). Por otro lado, seguimos probando la Fenwick Aetos #5 de 9 pies, pero esta vez en un río, llevamos líneas de tip hundimiento –Orvis Wonderline Generation 3 Sink Tip-, para castear principalmente streamers y también de flote para probar suerte con algunas ninfas. Y seguimos maravillandonos con esta caña… ¡Sin palabras!

El agua del río bajaba muy clara, como suele vérsela a mediados de junio, pero como suele suceder en esta época del año, el río traía mucha agua, lo que dificulta hacer bajar la mosca ya que era barrida por la corriente, por lo que tuvimos que comenzar a hacer derivar las ninfas mucho antes del lugar donde presumíamos que se encontraban las truchas y en el caso de los streamers -en mi caso- tuve que colocar una mosca lastrada y castear más corto y en 90 grados, ya que de otra forma la mosca no bajaba o perdía el control.

A pesar de ello, nos las ingeniamos para poder pinchar unas arco iris, todas muy flacas, pero bastante sanas y peleadoras. La mosca que más rindió fue una Prince en anzuelo #8 con cabeza de tungsteno y cuerpo lastrado con hilo de plomo, como también una Zug Bug (se viene una nueva mesa de atado) en los streamers la mosca que dio resultados fue una Bichonfly bien lastrada.

Mención aparte y especial a los espectaculares sanguches de jamón crudo que venden en el carrito en Potrerillos, a la vera del Río Blanco.

Dique de Potrerillos y prueba de nueva caña.

Amigos, hemos vuelto. Confesamos que hemos dejado de lado un poco el blog, lo que no necesariamente signifique no hemos estado yendo a pescar pero lamentablemente no vivimos de la pesca y debemos trabajar. Pero ahora, con todas las posibilidades que nos brindan los servicios de internet podemos dedicarle unos minutos a este espacio.

El pasado sábado fuimos al Dique de Potrerillos, el Río Mendoza todavía no esta en su punto justo por lo que cargamos belly boats, cañas #6, líneas de hundimiento, shooting heads y muchos streamers brillantes y de varios colores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por suerte tuvimos un día sin viento, cálido pero no caluroso y con un sol que acompañó desde las primeras horas de las mañanas.

El dique, conforme surge de los informado por el Departamento General de Irrigación, presentaba para ese día un lleno del 93% de su capacidad máxima, cosa que notamos a penas llegamos a sus orillas.

Esta situación, muy favorable para el norte de la Provincia de Mendoza, es algo que nos dificulta la pesca atento a que los lugares donde generalmente encontramos a las truchas quedan a mucha profundidad complicando así llegar y teniendo que buscar otros pesqueros. Pero es un mal menor, es preferible a la sequía.

Por ello la pesca fue muy dura y solo se capturó una sola trucha marrón, y se perdieron un par de piques. Siempre  dejando profundizar bien la línea (incluso un par de minutos) y con imitaciones de páncoras como son la Dr. Lecter y la Bichon Fly.

IMG-20170423-WA0000

Palabras aparte ya que tuve la posibilidad de probar una nueva incorporación de mi arsenal personal de cañas, una FENWICK AETOS #5 de 9 pies. En verdad, me había entusiasmado con los buenos “review” o reseñas a lo largo y ancho de internet, todos muy positivos de esta caña. Por lo que decidí comprarla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La probé con una línea de Weight Forward de flote –Orvis Wonderline Generation 3-, una Weight Forward de hundimiento intermedio (RIO Mainstream Clear) y un shooting integrado de 150 grains (RIO AVID de 24 pies).

No solamente pudo castear las tres líneas por completo, sino que en ningún momento perdí el control de estas y mucho menos falle en la presentación. Se siente muy bien en la mano y uno se acostumbra rápidamente a ella. En verdad una muy buen adquisición y desde Mendoza Fly Fishing la recomendamos.

Se la puede adquirir en STRIKE FLY SHOP o en FLY FISHING STORE.