Volvimos al Aº Picheuta.

Pese haber pescado hacia poco tiempo este hermoso arroyo de alta montaña, decidimos volver en Febrero atento a que esta época es en mi opinión la mejor para pescar los arroyos de alta montaña.

Arroyo Picheuta

La idea que teníamos cuando salimos de la Ciudad de Mendoza era la de llegar antes de que despuntara el sol y comenzar a caminar aguas arriba hasta una referencia geográfica que nos habían indicado. Por suerte estábamos tranquilos ya que en anteriores visitas, pudimos ver que la recuperación del Arroyo Picheuta había sido destacable, a un poco más de dos años de los aluviones y acarreos que tanto nos preocuparon.

Una vez en el puente, comenzamos a caminar casi en penumbras, y lo hicimos por más de una hora y media, aproximadamente, a veces por una orilla hasta que las piedras, rocas o la pared misma de la montaña nos lo impedía, por lo que debíamos cruzar el agua y seguir por la otra orilla. Muchas veces el arroyo estaba tan encajonado que la única forma de continuar era por el medio del agua, estos fueron los momentos más complicados y peligrosos, donde la compañía de otro pescador fue esencial.

dj 720

Una vez que llegamos comenzamos a pescar aguas arribas, usando leaders largos de  2,70 mts, con indicadores de pique, y munición partida. En mi caso utilice una caña Redington Classic Trout #3 de 8´6″ pies y un Reel STH MR POP 1.5 de cassette con una línea Hardy DT Marskman #3, y también una caña TFO Professional Series II # 3 de 8´6″ pies.

dj 727 Redington CT #3

Las moscas que utilizamos, luego de un rápido relevamiento entomológico, fueron en su gran mayoría ninfas del orden de los efemerópteros como las clásicas Pheasant Tail o la Hare´s Ear, y también nuestra querida Masssarta, y en menor medida algunas imitaciones de plecópteros en colores crema.

Efemeróptero - Aº Picheuta plecóptero - Aº Picheuta

Los piques se fueron dando desde las 8 de la mañana hasta pasado en mediodía cuando abruptamente se cortó todo tipo de actividad. Las truchas se encontraban en muy buen estado, bien peleadoras y en su gran mayoría eran arco iris, pero también se presentaron algunas jóvenes marrones.

dj 736 IMG-20150214-WA0011

Las técnicas empleadas fueron con ninfas aguas arriba y en deriva muerta bien pegadas al fondo del arroyo (para ello fue necesario utilizar munición partida), con indicadores de pique ya que muchos piques eran casi imperceptibles. Pero también nos dimos el lujo de pescar con emergentes aplicando todo lo leído en el libro “Pesca con ninfas y wets en ríos de la Patagonia Norte”, y cada vez que una trucha tomaba estas moscas se producía un lindo combate.

dj 732Espero que les haya gustado, y nos vemos en el río.

Anuncios

Río Mendoza – Mayo 2014

En los últimos días de Mayo tuvimos la oportunidad de pescar el Río Mendoza, por motivos que desconocemos, esta temporada del río cierra el 17 de Junio. Así que estamos casi al final… Una lastima, pero debe de haber un buen motivo que desconocemos.

Río MendozaLa idea era llegar al río en su mejor momento del día, es decir a partir de las 11 am, ya que antes es sufrir frío y no pescar nada. Comenzamos la jornada pescando con líneas de hundimiento, leaders cortos y mosca Dr. Lecter (en mi caso atada en anzuelo salmonero). Siempre pescando aguas abajo y dejando que la mosca profundice bien, y luego recogiendo lento sobre el veril.

IMG_4516 IMG_4517El río no estaba es sus mejores condiciones, había caído un temporal los días anteriores y cuando nosotros fuimos todavía había rastros de nieve en los alrededores. Pese a ello tuvimos varios piques y pudimos concretar algunas capturas, todas truchas arco iris, con la siguiente característica, antes del mediodía daban poca pelea y se entregaban fácil, pero luego brindaban una buena pelea con corridas al medio del río buscando ganar velocidad con la corriente. IMG_4519 IMG_4514Entrada la tarde, hubo un aumento de temperatura, casi 20º grados celsius y el agua se enturbio mucho, haciendo el curso no apto para la pesca. Por lo que tuvimos que volver antes para tomar una cerveza.

IMG_4521 IMG_4520Lo que nos llamo mucho la atención fue el pobre caudal que traía el río, llegando a encontrar seco algunos brazos del río.

IMG_4518

Arroyo Picheuta, aguas arriba

¡Hola amigos! Esta vez escribo para contarles de la última salida que realizamos al Arroyo Picheuta junto a nuestro amigo Guido Polimeni, en este comienzo de temporada 2012 – 2013.

Salimos temprano de la ciudad rumbo a Uspallata y entre mates y charlas arribamos cerca de las 9 al arroyo. Al llegar nos encontramos con la grata sorpresa de que habían quitado el alambrado que impedía vadear el acceso aguas arriba del puente histórico, tal como lo había informado la AMPM en su página oficial.

Luego de poner a punto los equipos (en esta salida utilizamos equipos #3 con líneas de flote, líder largo terminado en tippet 4x e indicadores de pique) comenzamos a vadear el arroyo, previamente realizamos un pequeño relevamiento entomológico el cual arrojo una gran cantidad de Stonefly (plecópteros) de color marrón oscuro casi negro.

La forma de pescar que utilizamos fue en deriva muerta tirando aguas arriba (upstream), y sin perder tensión de línea y vigilando atentamente el indicador no tardaron en aparecer los piques. Encontramos gran cantidad de truchas que se veían claramente tomado ninfas a media agua y que no dudaban en tomar la mosca massarta cuando se lograba una deriva adecuada.

Obtuvimos durante la mañana una buena cantidad de truchas que no superaban los 20 cm y una infinidad de piques malogrados (la actividad era tal que muchas veces veíamos como atacaban los indicadores mientras derivaban).

Cerca de las 14 hs. emprendimos el regreso ya que el hambre apremiaba y también por la gran cantidad de pescadores que había en el arroyo, muchos de los cuales lamentablemente pescaban con carnada. Esto nos indica la gran presión de pesca que tienen nuestros cauces y el poco control que en ellos se efectúa.

Para redondear: fue una muy linda salida, con gran cantidad de truchas,  pudiendo disfrutar el arroyo en toda su extensión  y sobre todo disfrutando de nuestra cordillera con buenos amigos. Definitivamente este arroyo siempre nos invita a regresar…

Arroyo San Alberto – Uspallata

A pesar del frio de los últimos días, fuimos lo mismo al Arroyo San Alberto en Uspallata. Tuvimos antes que gestionar el debido permiso para ingresar a esta Estancia (perteneciente al Ejército Argentino).  Una vez  con la autorización ingresamos y nos recibió una mañana muy fría, partes del arroyo se encontraban prácticamente congeladas complicando mucho la pesca ya que las truchas tardaron mucho en reaccionar.

Comenzamos pescando el cauce aguas arriba, pero para ello tuvimos que caminar bastante desde donde llegamos con el vehículo hasta la toma de agua donde se destina el agua al riego de la zona. En este lugar hay una suerte de represa, y es allí donde el arroyo ya trae suficiente agua como para albergar truchas y no estar congelado.

Preparando todo para comenzar a caminar

Mientras pasaban las horas, la temperatura se fue elevando, el hielo se fue desprendiendo y muchas veces enganchaba en nuestra línea haciéndonos creer que teníamos una trucha… Ya cerca de las 14 horas empezamos a tener piques, pero estos eran muy suaves, el agua seguía fría.

Había muchas ninfas de efemerópteras de color oscuro, por lo que nos inclinamos por estas imitaciones, pero la mosca que tuvo éxito fue la massarta, la hacíamos derivar para que ganara profundidad y justo en el área que creíamos que estaban las truchas haciamos subir a la mosca con la puntera de la caña.

Solo pudimos concretar un solo pique,  una trucha fontinalis de un largo interesante pero muy delgada –parecía más una víbora que un pez–.  Muy sana y peleadora a pesar del frio del agua.

Eso sí, después de la pesca nos comimos un muy buen asado con jarilla así reponíamos fuerzas y calor corporal.

Otoño en el Mendoza

Desde hace mucho tiempo teníamos muchas ganas de ir a pescar a este gran río del Norte de Mendoza. El pasado Domingo se nos dio la oportunidad con muy buenas capturas.

Lamentablemente (tal vez no sea tan así con la cantidad de furtivos sueltos) es un cauce que solo se lo puede pescar en unos pocos días. Ya que durante el verano, y en algunas oportunidades bien entrada la siguiente estación, baja muy turbio – color chocolate – debido a los deshielos de alta montaña, luego para el otoño se pone en condiciones óptimas y después cierra la temporada. Quedando a veces solo dos meses con suerte para pescar sus aguas.

Y haciendo juego con el nombre de la canción de Jorge Sosa y Damián Sánchez – “Tonada del Otoño” – presentamos esta nueva salida de pesca al Río Mendoza.

Un retrato nuestro antes de ir a pescar

Llegamos al río alrededor de las nueve de la mañana, habíamos acordado con Checho pescar la zona llamada “el tigre”, una ladera de montaña de distinto color que se lo asemeja con un tigre acostado cerca de la localidad de Uspallata. El río como nos había informado jamonja del foro “Ríos Claros”, estaba en condiciones de ser pescado. Así que no dudamos más y nos fuimos para allá. Intentamos acercarnos con el auto hasta el río, no fue una buena idea ya que en esa zona no es de tierra, sino de arenilla, casi se nos quedo el auto encajado. Lo tuvimos que dejar sobre la Ruta Nacional nº 7.

El día amaneció muy frío y los piques se hicieron esperar, solo recién cuando los rayos de sol dieron en el agua empezó la actividad.

Las moscas que utilizamos fueron imitaciones de páncoras en colores naranja y verde oliva como son la Dr. Lecter y la bichon fly. Con equipos #5 y #6 y líneas de hundimiento. La mayoría de los piques se dieron en las correderas cuando se recogía línea y se hacía trabajar la mosca en paralelo a la orilla con tirones cortos y lentos o largos y rápidos, pero también hubo piques cuando se hacía derivar la mosca sobre la corriente. Eso sí, los piques fueron muy suaves, a veces casi imperceptibles.

Pescamos toda la mañana, al medio día hicimos un parate para comer algo y reponer energías, pero cuando quisimos volver a pescar el viento hacía muy difícil los casteos, por lo que decidimos volver a la ciudad.

 Esperamos volver pronto a este hermoso río.

Arroyo Picheuta

Decidimos ir a pescar el Arroyo Picheuta después de hablar sobre posibles destinos de pesca en Enero cerca de la Ciudad de Mendoza. Por esas casualidades de la vida, el lunes 3 de Enero nuestro amigo Jorge Aguilar Rech (de Brown Trout Argentina)ya había estado allá arriba, así que aprovechando la situación me comunique con él quien fue muy gentil y me dio todos los datos necesarios para poder encarar bien esta nueva salida de pesca.

Fue así como llegamos el Domingo a la mañana al curso de agua, luego de superar algunos inconvenientes como un auto que se negaba a arrancar. Por suerte la Ruta Internacional no estaba tan concurrida como creíamos, vale recordarles a los lectores foráneos que nos encontramos en Enero, época que miles de personas atraviesan la Cordillera de los Andes para vacacionar en las costas del Pacifico Sur.

El día nos recibió bien gris, frío y con lluvia, pero estábamos decididos a pescar si o si. Al arroyo se lo puede dividir en dos partes, ya que presentan dos fisonomías totalmente distintas.

La primera, aguas arriba del puente de la Ruta Nacional nº 7 que se caracteriza por estar bien encajonado con muchos pool o pozones bien marcados y abundante vegetación en las orillas. Aquí la pesca la realizamos upstream (aguas arriba) intentando que la mosca profundice bien, para ello será necesario una línea de hundimiento, o sink tip (sólo hundimiento del extremo) o como en mi caso una línea de flote pero con leader bien largo.

La segunda parte del cauce, aguas abajo del puente de la RN 7, se caracteriza por ser muchas más abierto, no tan encajonado, con correderas largas en vez de pozones, donde la corriente no es tan fuerte y mucha menos vegetación. Aquí la podemos seguir pescando upstream o como en mi caso downstrean (aguas abajo) dándole pequeños tironcitos a la línea para tentar alguna truchita.

Lamentablemente el arroyo traía mucha agua debido a las recientes lluvias lo que no nos permitió el empleo de moscas secas como me hubiese gustado. Y para colmo estuvo todo el día nublado. Las moscas que si utilizamos, después de un breve relevamiento entomologico, fueron imitaciones de ninfas de ephemeropteras como la pheasant tail (me rindió mucho la variante con bead head), grey goose, massarta y la hare`s ears. También encontramos algunas ninfas de trichopteras bien chicas en colores bien oscuros y algunas ninfas de plecópteras en color crema.

Respecto a las capturas, casi todas fueron truchas arco iris y marrones de muy pequeños tamaños. Y sólo una que habrá llegado a los 600 gramos con suerte. Es una curso de agua que debe de ser una delicia para pescarlo con una caña en #2. Yo iba con una #5 y me sobraba…

Pescamos desde el puesto “El Fortín” hasta la confluencia con el Río Mendoza que venía chocolate por los deshielos. Fue una linda salida de pesca y muy cansadora, ya que a veces nos olvidamos que estamos a más de mil metros sobre el nivel de mar y que cada paso que damos a esta altura cuesta y nos agota más. Así que terminamos la jornada de pesca temprano y bien cansados…

Espero que les haya gustado.

Arroyo San Alberto – Uspallata

El pasado 24 de Enero, Checho paso con su “renoleta” por mi casa con destino Lujan de Cuyo. Era temprano en la mañana, no había podido dormir bien en esas pocas horas de oscuridad debido a mis ansias por pescar este pequeño arroyo de montaña.  Llegamos a las 7 am a casa de Andrés donde debíamos cambiar de auto ya que con el Renault 4 de Checho íbamos a tardar más de lo necesario para recorrer esos pocos 105 kilómetros que separan a Mendoza del Valle de Uspallata.

Por suerte la Ruta Nacional n° 7 no se encontraba muy transitada a esa hora, lo que no nos llevo mucho llegar a nuestro destino. Una vez allí buscamos a nuestro contacto local para poder acceder a la finca donde se encuentra el curso de agua. Estos terrenos pertenecen al Ejercito Argentino, y según tengo entendido en esa zona se llevan a cabo pruebas de municiones como de explosivos, por lo que es lógico que el acceso sea restringido. Tardamos unos cuantos minutos hasta que nos dieron luz verde para ingresar.

Este arroyo es alimentado por las aguas de deshielo, en la época estival viene con mucho caudal, y en invierno disminuye considerablemente, pero jamás queda seco como un torrente. Es un curso de agua de alta montaña, encontrándose arriba de los 2.200 msnm. Se pueden pescar truchas arco iris como truchas de arroyo, de tamaños que van de muy pequeños ha casi 500 gramos. Una gran parte de su curso se encuentra canalizada por la gente del lugar, y según nos dijeron la buena pesca tiene lugar desde la toma arroyo arriba.

El día de nuestra visita bajaba con mucho caudal y de un color casi gris, lo que a primera vista es un gran inconveniente para nuestro tipo de pesca. Una vez que dejamos el auto, caminamos aguas arriba hasta donde el arroyo queda encañonado, nuestra idea principal era llegar hasta la unión con el Arroyo Durazno, el único que llego fue Andrés y como después nos comunico estaba seco. A través de todo el curso hay arboles bajo los cuales se puede descansar.

Respecto a los insectos de la zona, hay una gran cantidad de efemerópteras (también conocidas por mayfly, en este caso es excelente la massarta de Benito Pérez) en color gris/marrón; en menor medida tricópteras (caddis); algunos terrestres como saltamontes en colores marrón / verde petróleo, y escarabajos exoesqueleto negro alas amarillas (ambos de pequeños tamaños). Por supuesto sin olvidar a los hematófagos tábanos y paquitas (jejenes), inútiles a la hora de pescar en mi opinión personal.

A media jornada de pesca tuvimos una tormenta eléctrica, lo cual es una nueva experiencia ya que los truenos entre las montañas se sienten con mayor fuerza que en el llano.

Para las 18 horas como no habíamos tenido suerte con la pesca decidimos volver a la ciudad, el transito ya era mayor y el regreso se hizo más lento y cansador.

P1000476

P1000477

P1000478

P1000481

P1000485

Carpa frente a la Legislatura Provincial

Se ha instalado una carpa de los integrantes de las Asambleas Mendocinas por el Agua Pura frente a la Legislatura Provincial sobre la peatonal Sarmiento y calle Patricias Mendocinas, para manifestar su rechazo a cualquier tipo de proyecto minero contaminante.

En particular manifiestan su oposición a la instalación del proyecto San Jorge, a 35 kilómetros de de Uspallata, en el Departamento Provincial de Las Heras, que tiene previsto instalar una mina de extracción de cobre.

Para mayor información leer la nota completa de la página de NO A LA MINA.

Acampe contra la megaminería en la peatonal