Volvimos al Aº Picheuta.

Pese haber pescado hacia poco tiempo este hermoso arroyo de alta montaña, decidimos volver en Febrero atento a que esta época es en mi opinión la mejor para pescar los arroyos de alta montaña.

Arroyo Picheuta

La idea que teníamos cuando salimos de la Ciudad de Mendoza era la de llegar antes de que despuntara el sol y comenzar a caminar aguas arriba hasta una referencia geográfica que nos habían indicado. Por suerte estábamos tranquilos ya que en anteriores visitas, pudimos ver que la recuperación del Arroyo Picheuta había sido destacable, a un poco más de dos años de los aluviones y acarreos que tanto nos preocuparon.

Una vez en el puente, comenzamos a caminar casi en penumbras, y lo hicimos por más de una hora y media, aproximadamente, a veces por una orilla hasta que las piedras, rocas o la pared misma de la montaña nos lo impedía, por lo que debíamos cruzar el agua y seguir por la otra orilla. Muchas veces el arroyo estaba tan encajonado que la única forma de continuar era por el medio del agua, estos fueron los momentos más complicados y peligrosos, donde la compañía de otro pescador fue esencial.

dj 720

Una vez que llegamos comenzamos a pescar aguas arribas, usando leaders largos de  2,70 mts, con indicadores de pique, y munición partida. En mi caso utilice una caña Redington Classic Trout #3 de 8´6″ pies y un Reel STH MR POP 1.5 de cassette con una línea Hardy DT Marskman #3, y también una caña TFO Professional Series II # 3 de 8´6″ pies.

dj 727 Redington CT #3

Las moscas que utilizamos, luego de un rápido relevamiento entomológico, fueron en su gran mayoría ninfas del orden de los efemerópteros como las clásicas Pheasant Tail o la Hare´s Ear, y también nuestra querida Masssarta, y en menor medida algunas imitaciones de plecópteros en colores crema.

Efemeróptero - Aº Picheuta plecóptero - Aº Picheuta

Los piques se fueron dando desde las 8 de la mañana hasta pasado en mediodía cuando abruptamente se cortó todo tipo de actividad. Las truchas se encontraban en muy buen estado, bien peleadoras y en su gran mayoría eran arco iris, pero también se presentaron algunas jóvenes marrones.

dj 736 IMG-20150214-WA0011

Las técnicas empleadas fueron con ninfas aguas arriba y en deriva muerta bien pegadas al fondo del arroyo (para ello fue necesario utilizar munición partida), con indicadores de pique ya que muchos piques eran casi imperceptibles. Pero también nos dimos el lujo de pescar con emergentes aplicando todo lo leído en el libro “Pesca con ninfas y wets en ríos de la Patagonia Norte”, y cada vez que una trucha tomaba estas moscas se producía un lindo combate.

dj 732Espero que les haya gustado, y nos vemos en el río.

Anuncios

Arroyo Picheuta

La idea con la que salimos de la Ciudad de Mendoza, era pescar algún arroyo de la zona de Polvaredas, pero por cuestiones de fuerza mayor, tuvimos que pescar el Arroyo Picheuta.

PTDC0005

PTDC0007

Muchos cauces, en esta época del año bajan turbios, y eso complica la pesca cuando estamos desconectados y no consultamos antes de salir. Moraleja: antes de subirse al auto saber como estarán las condiciones tanto del río o arroyo como también del clima (más adelante en este relato sabrán por qué).

Si bien el Arroyo Picheuta no se encontraba en sus condiciones optimas, tampoco estaba imposible pescarlo. Este cauce sufrió muchos los aluviones y acarreos de Febrero del 2013, incluso llegando a cambiar su curso habitual, pero por lo que hemos podido ver se ha recuperado bien y pudimos encontrar truchas jóvenes, saludables y combativas como una amplia variedad de macroinvertebrados (los que incluyen tricópteros, efímeras y díptera).

PTDC0012

Mención aparte a lo que nos explicaba Frank Sawyer en su libro “Keeper of the stream”, en el cual sostiene que las grandes crecidas del caudal de agua son muy perjudiciales para los insectos más que para los peces, los que pueden percibir anticipadamente estas crecidas y buscar refugio, mientras que los insectos son arrastrados y mueren…

Otros pescadores, que visitaron este cauce días y meses posteriores a los hechos mencionados, me comentaron la ausencia absoluta de los macrinvertebrados, lo que da la razón a Sawyer.

Después de la idas y venidas por la Ruta Panamericana, comenzamos a pescar tarde (10 am) por lo que decidimos dirigirnos aguas abajo, cerca de la desembocadura del arroyo en el Río Mendoza.

PTDC0009

PTDC0010

Pescamos con cañas #2 y #3 (Redington CT, Redington Tempt y TFO Professional), leaders largos y tippet entre 4x y 6x, moscas bien lastradas en anzuelos #14 y más chicos. Utilizamos principalmente imitaciones de mayflies (efímeras) entre las que fueron más efectivas, rápidamente podría mencionar, la pheasant tail bead head y la variante de pheasant tail que en otros arroyos de la cordillera nos ha rendido, lo que no significa que hayan sido las únicas moscas que nos dieron truchas.

PTDC0015 PTDC0021

Cerca de las 15:00 hs, vimos como se incrementaba el caudal de agua y el color de la misma pasaba a ser más oscuro, evidentes señales de que estaba lloviendo arroyo arriba, por lo que decidimos levantar todo y regresar a la ciudad, decisión inteligente porque diez minutos después, y una vez en ruta, la lluvia nos alcanzo.

Arroyo Picheuta 2014, un año después de los acarreos.

¡¡¡Hola amigos, volvimos después de mucho tiempo!!! Hoy les contamos acerca de una de las últimas salidas que realizamos al Arroyo Picheuta, luego de que la temporada pasada un aluvión lo modificara casi completamente.

Partimos bien temprano en la mañana para la Villa de Uspallata, y cerca de las 07:00 hs ya estábamos armando las cañas. En esta ocasión utilice una caña TFO professional #3 con lineas de flote Rio Trout LT WF Floating N°3, con leaders largos de aproximadamente 2 mts. y tippet 4X.

WP_20140125_001

Comenzamos el ascenso del arroyo por su margen izquierdo para tratar de llegar lo más arriba posible y comenzar a pescarlo, pero lamentablemente quedan todavía las consecuencias del aluvión del año anterior, lo que hizo que se borraran los senderos y por momentos hay que convertirse en verdaderos andinistas profesionales para poder seguir avanzando. Recordemos que debido al gran caudal que trae en esta época, es casi imposible vadearlo, por ello hay que ir dispuesto a subir laderas, algunas bastantes empinadas y peligrosas.

WP_20140125_003

Con respecto a la pesca, en si fue bastante pobre, y la diferencia la hizo el indicador de pique (en nuestro caso usamos una boyita “mojarrera” que funciona espectacular dejando unos 30 cm de tippet hasta la mosca), ya que sin este es muy difícil detectar los piques por lo que toman hacia arriba. La mosca utilizada fue una Pheasant Tail con bead head atada en anzuelo #14.

WP_20140125_007

WP_20140125_009

Luego de una ardua jornada de pesca y montañismo regresamos a la camioneta para disfrutar un buen asado y como siempre, comentar la jornada vivida.

WP_20140125_011

Un abrazo grande y nos vemos en el río…

El “nuevo” Picheuta

¡Hola amigos! Hoy les quería contar de la última salida que realizamos al Arroyo Picheuta el pasado fin de semana. La idea original era ir al Arroyo San Alberto con nuestros amigos Federico Pagliafora de Fontinalis fly fishing, y los hermanos Mariano y Guido “hormiga” Polimeni, pero por una falla en los contactos para concedernos el permiso de ingreso a la estancia militar, optamos por ir al Arroyo Picheuta, que dista unos 30 km de la villa cabecera de Uspallata.

11683_455644171172678_286468421_n

Como comentario aparte y rememorando 2 semanas atrás los gravísimos aludes que sufrió nuestra cordillera (sobre todo en la zona de Uspallata y alrededores) el camino se halla totalmente despejado y en perfectas condiciones para transitarlo. Pero este mismo fenómeno que sufrimos los mendocinos también nos dio una desagradable sorpresa al llegar a nuestro querido arroyo.

Al arribar cerca de las 7 am, cosa de poder caminar aguas arriba y después comenzar a pescarlo, nos encontramos un panorama desolador, en la misma quebrada que corre el arroyo habían claros signos del paso de un alud de gran magnitud, el cual fue de tal embergadura que a los pocos metros de caminarlo por la senda que permite el acceso aguas arriba (margen norte) había desaparecido por completo, lo cual nos llevo a escalar partes de piedra o hacer grandes rodeos para poder seguir ascendiendo.

SAM_0588

La fisonomía del arroyo era totalmente distinta a la habitual,  como si todo hubiese sido tapado por miles de toneladas de piedra y barro, y la fuerza del agua hubiese abierto un nuevo arroyo.

540856_455643701172725_686868195_n

602163_455643641172731_705842701_n

De más esta decir que la pesca fue nula, ya que a pesar que el agua venia totalmente clara, no se observo ningún tipo actividad en el agua, y al levantar las piedras para ver la entomología del lugar nos llevábamos la sorpresa de no encontrar absolutamente nada (era como si las piedras fuesen nuevas en el arroyo).

Con este panorama desolador decidimos emprender el regreso para comer unos ricos chorizos en el dique Potrerillos, regados de buen vino y muy buena camaradería.

SAM_0593

SAM_0598

Lo que nos queda como incógnita es saber el estado en que quedaron las truchas,  pensar en el tiempo que tendrá que pasar para que se recupere el ecosistema de este preciado pesquero para todos los mendocinos, y si este tipo de fenómenos naturales ayudara a mejorar el tamaño y calidad de las truchas presentes en el lugar. Solo el tiempo lo dirá.

Un abrazo y nos vemos en el río.

Arroyo Picheuta, aguas arriba

¡Hola amigos! Esta vez escribo para contarles de la última salida que realizamos al Arroyo Picheuta junto a nuestro amigo Guido Polimeni, en este comienzo de temporada 2012 – 2013.

Salimos temprano de la ciudad rumbo a Uspallata y entre mates y charlas arribamos cerca de las 9 al arroyo. Al llegar nos encontramos con la grata sorpresa de que habían quitado el alambrado que impedía vadear el acceso aguas arriba del puente histórico, tal como lo había informado la AMPM en su página oficial.

Luego de poner a punto los equipos (en esta salida utilizamos equipos #3 con líneas de flote, líder largo terminado en tippet 4x e indicadores de pique) comenzamos a vadear el arroyo, previamente realizamos un pequeño relevamiento entomológico el cual arrojo una gran cantidad de Stonefly (plecópteros) de color marrón oscuro casi negro.

La forma de pescar que utilizamos fue en deriva muerta tirando aguas arriba (upstream), y sin perder tensión de línea y vigilando atentamente el indicador no tardaron en aparecer los piques. Encontramos gran cantidad de truchas que se veían claramente tomado ninfas a media agua y que no dudaban en tomar la mosca massarta cuando se lograba una deriva adecuada.

Obtuvimos durante la mañana una buena cantidad de truchas que no superaban los 20 cm y una infinidad de piques malogrados (la actividad era tal que muchas veces veíamos como atacaban los indicadores mientras derivaban).

Cerca de las 14 hs. emprendimos el regreso ya que el hambre apremiaba y también por la gran cantidad de pescadores que había en el arroyo, muchos de los cuales lamentablemente pescaban con carnada. Esto nos indica la gran presión de pesca que tienen nuestros cauces y el poco control que en ellos se efectúa.

Para redondear: fue una muy linda salida, con gran cantidad de truchas,  pudiendo disfrutar el arroyo en toda su extensión  y sobre todo disfrutando de nuestra cordillera con buenos amigos. Definitivamente este arroyo siempre nos invita a regresar…

Arroyo Picheuta

Decidimos ir a pescar el Arroyo Picheuta después de hablar sobre posibles destinos de pesca en Enero cerca de la Ciudad de Mendoza. Por esas casualidades de la vida, el lunes 3 de Enero nuestro amigo Jorge Aguilar Rech (de Brown Trout Argentina)ya había estado allá arriba, así que aprovechando la situación me comunique con él quien fue muy gentil y me dio todos los datos necesarios para poder encarar bien esta nueva salida de pesca.

Fue así como llegamos el Domingo a la mañana al curso de agua, luego de superar algunos inconvenientes como un auto que se negaba a arrancar. Por suerte la Ruta Internacional no estaba tan concurrida como creíamos, vale recordarles a los lectores foráneos que nos encontramos en Enero, época que miles de personas atraviesan la Cordillera de los Andes para vacacionar en las costas del Pacifico Sur.

El día nos recibió bien gris, frío y con lluvia, pero estábamos decididos a pescar si o si. Al arroyo se lo puede dividir en dos partes, ya que presentan dos fisonomías totalmente distintas.

La primera, aguas arriba del puente de la Ruta Nacional nº 7 que se caracteriza por estar bien encajonado con muchos pool o pozones bien marcados y abundante vegetación en las orillas. Aquí la pesca la realizamos upstream (aguas arriba) intentando que la mosca profundice bien, para ello será necesario una línea de hundimiento, o sink tip (sólo hundimiento del extremo) o como en mi caso una línea de flote pero con leader bien largo.

La segunda parte del cauce, aguas abajo del puente de la RN 7, se caracteriza por ser muchas más abierto, no tan encajonado, con correderas largas en vez de pozones, donde la corriente no es tan fuerte y mucha menos vegetación. Aquí la podemos seguir pescando upstream o como en mi caso downstrean (aguas abajo) dándole pequeños tironcitos a la línea para tentar alguna truchita.

Lamentablemente el arroyo traía mucha agua debido a las recientes lluvias lo que no nos permitió el empleo de moscas secas como me hubiese gustado. Y para colmo estuvo todo el día nublado. Las moscas que si utilizamos, después de un breve relevamiento entomologico, fueron imitaciones de ninfas de ephemeropteras como la pheasant tail (me rindió mucho la variante con bead head), grey goose, massarta y la hare`s ears. También encontramos algunas ninfas de trichopteras bien chicas en colores bien oscuros y algunas ninfas de plecópteras en color crema.

Respecto a las capturas, casi todas fueron truchas arco iris y marrones de muy pequeños tamaños. Y sólo una que habrá llegado a los 600 gramos con suerte. Es una curso de agua que debe de ser una delicia para pescarlo con una caña en #2. Yo iba con una #5 y me sobraba…

Pescamos desde el puesto “El Fortín” hasta la confluencia con el Río Mendoza que venía chocolate por los deshielos. Fue una linda salida de pesca y muy cansadora, ya que a veces nos olvidamos que estamos a más de mil metros sobre el nivel de mar y que cada paso que damos a esta altura cuesta y nos agota más. Así que terminamos la jornada de pesca temprano y bien cansados…

Espero que les haya gustado.

Levantamiento de la alambrada en el Arroyo Picheuta

Hoy he leído una muy buena noticia, gracias al esfuerzo de la A.M.P.M. se ha levantado el alambrado que impedía los pescadores visitar las aguas del Arroyo Picheuta, cauce arriba del monumento al Ejercito de los Andes.

La resolución establece lo siguiente: “…levantamiento del alambrado y/o de `cualquier otro elemento´ que impida el libre paso por la fracción de terreno perteneciente al dominio público provincial…bajo apercibimiento de hacerlo este D.G.I., bajo apercibimiento de hacerlo con personal dependiente de la Subdelegación con cargo al remiso.
En caso necesario, deberá tramitarse la correspondiente orden de allanamiento y requerirse el auxilio de la fuerza pública…”

Para mayor información visitar la página de la A.M.P.M.

La mesa de atado – 009 – Massarta

Una mosca muy “mendocina” por llamarla de alguna forma es la Massarta, creada por el veterano pescador con mosca Benito Pérez. Es muy utilizado para pescar en los ríos y arroyos cordilleranos ubicados en los alrededores de Mendoza y al sur de la ciudad como es el caso de los arroyos del Valle de Uco.

Saque como conclusión, del último viaje al Arroyo San Alberto en Uspallata, que nuestro fracaso no se debió en su totalidad al gran caudal que traía en curso sino que también, en mi caso ya que no quiero dañar egos ajenos, a la equivocada elección de la mosca. Hace mucho vi en VHS un vídeo de Benito Pérez que se llamaba algo así como “Pesca en poca agua” o “Pesca en arroyos de alta montaña”, sinceramente no me acuerdo…  a lo que iba antes de divagar, el curso donde pesca es el mismo Arroyo San Alberto y una de las mosca que utilizo Benito con mucho éxito fue la Massarta.

Como escribí más arriba, es una mosca muy mendocina, por eso en el SWAP Internacional que llevamos a cabo con España, elegí la massarta.Imita a una ninfa nadadora de efemeróptera.

Bien, ahora vamos al paso a paso:

Primero: colocamos el hilo sobre el anzuelo elegido, lo mejor será atar en anzuelos desde el #12, no más grandes porque no hay ninfas de este tipo tan grande y también porque la vamos a utilizar en pequeños arroyos. El hilo debe de ser color marrón y con el mismo tenemos que hacer una buena cama para darle volumen a la mosca, otra forma de darle volumen es con un poco de hilo de cobre o plomo.

Segundo: atamos algunas fibras de la pluma de la cola de gallo negro, las que yo utilice son de gallo de granja, por lo que no son totalmente negras, a mí no me importa porque le da un lindo efecto de tornasolado, tal vez tenga de esta forma más éxito entre las truchas.

Tercero: cortamos el excedente de las fibras de la cola de gallo y atamos a los costados de la mosca dos fibras despeinadas a contrapelo de pavo real, estas cumplirán la función de imitar las agallas de estos insectos, las cuales son importantísimas en esta variedad de efemerópteras.

Cuarto: atamos un alambre fino de cobre para hacer la segmentación del abdomen de la ninfa, también pueden utilizar tinsel oval dorado o simplemente hilo amarillo como esta previsto en la receta original. Una vez atado el alambre, llevamos en vueltas parejas, al hilo marrón hacia adelante donde comenzaría el tórax de la mosca y luego llevamos en tres o cuatros vueltas al alambre de cobre, lo atamos con el hilo y cortamos el excedente.

Quinto: llevamos hacia delante (igual que el alambre de cobre, hasta donde empezaría el tórax) las fibras de pavo real, siempre dejándolas a los costado de la mosca, las atamos y cortamos el excedente. Importante es recordar que las fibras van sobre el alambre y no  al revés.

Sexto: atamos unas fibras de pluma de pato para hacer el primer wingcase, puede también emplearse pluma de paloma y porque no de ganso, en color gris.

Séptimo: atamos unas fibras de la pluma de la cola de un pavo moteado, esto es para el segundo wingcase.

Octavo: buscamos una fibra de pavo real y la atamos para darle volumen al tórax, es esta mi versión, creo que Benito Pérez utiliza una fibra de pluma de la cola de pavo moteado. También se puede utilizar una lana marrón… siempre y cuando sirva para darle volumen… Y la llevamos para adelante dejando un pequeño espacio para la cabeza de la ninfa.

Noveno: bajamos el wingcase y cortamos el excedente.

Décimo: llevamos para atrás y hacia abajo las puntas de las fibras para formar las patas de las moscas. En la versión original de Benito Pérez se utiliza una pluma para el hackle. Luego hacemos el nudo final, cortamos y cementamos.

Espero que les hay gustado y que la aten, es una mosca muy efectiva para nuestros ríos y arroyos.

No se olviden de aplastar la rebaba.

Lo que se llama “ZONDA en cordillera”

Hola gente, hoy les comento una salida un poco “frustrada” que realizamos con dos amigos, Gustavo y Andrés.

Decidimos probar suerte primero en el Río Mendoza a unos 20 Km. aguas arriba del Dique Potrerillos en una zona llamada Cerro Pintado (debido a un manchón de tierra de color amarillo fuerte en contraste con el cerro de color marrón). Al llegar a lo zona nos desilusionamos al ver que el río venía muy turbio (color casi chocolate) y como saben, eso dificulta la visión de las truchas sobre nuestras moscas. Al encontrarnos con este inconveniente, decidimos realizar 50 Km. más hacia el oeste, siguiendo el río, hasta un arroyo muy conocido por los mendocinos: el Arroyo Picheuta.

Este arroyo, el cual es famoso por poseer un puente que data de la época en que se realizó el cruce de las tropas libertadoras del Gral. San Martín (1820), es un arroyo formado por el deshielo y es uno de los tantos arroyos afluentes del Río Mendoza. Posee aguas muy cristalinas todo el año y grandes piedras y pozones, en los cuales predominan truchas chicas (300 gr.) y una que otra de porte interesante (+ de 1 Kg.).

Cuando llegamos el día pintaba para ser espectacular, con cielo despejado y aire semi-calido (raro en esta época). Apenas comenzamos a vadear el arroyo (10 a.m.) se levantó un viento característico de la zona de Cuyo, el cual se denomina “VIENTO ZONDA”. Este viento se caracteriza por ser extremadamente seco y cálido, con ráfagas que pueden alcanzar los 150 Km./h, y levantar grandes cantidades de polvo…. bueno, con decirles que no podíamos subirnos a las piedras por riesgo a caernos al agua por el empuje del viento, las puntas de las cañas sumergidas en el agua porque si el viento agarra la línea la levanta y la saca del agua (o sea de castear ni hablar), tierra en los ojos, nariz, orejas y por donde se imaginen, etc….

Lo bueno de la jornada es que Gustavo tuvo una linda captura de trucha marrón (salmo trutta fario) de aproximadamente 1,5kg (que la pescó con una montana que ate yo,.. Je!), hermosa hembra que fue devuelta con sus compañeras que estuvieron escondidas por el viento. Pescamos hasta la tarde, pero ganó el clima y volvimos antes de lo esperado (16 hs).

Les mando algunas fotos (no son más porque la cámara se llenaba de tierra y se trababa el objetivo) y nos vemos pronto con otro relato.

Un abrazo.

Arroyo Picheuta (afluente del R�o Mendoza)

Arroyo Picheuta (afluente del Río Mendoza)

Demas miembros de la salida

En primer plano Andrés, atrás Gustavo

Pescando arroyo abajo

Peleando una hermosa marrón

Antiguo puente sobre el arroyo

Antiguo puente (de 1820) sobre el arroyo